Analizar y re-aprovechar contenidos antiguos

Ayer tuve el placer de dar una charla en Google junto a la gente de The Cocktail, una empresa de la que me gustaría aprender muchas cosas.

Al regresar a casa, se me ocurrió buscar a Alberto Knapp (director general de The Cocktail) en Google. Esas cosas que uno hace para pasar el rato, cotilleo internáutico, un placer como cualquier otro.

En el tercer resultado de búsqueda, aparece una entrada del blog de Enrique Dans:

“Mi amigo Alberto Knapp se ha mudado,…”

(casualidades de la vida, el domingo compartí cena con Dans en el marco de los cursos de verano de la UCLM en Cuenca – mis gracias a los organizadores, por cierto, fueron un par de días magníficos)

El post dice así:

“Mi amigo Alberto Knapp se ha mudado, ha evolucionado su blog, The Barman, a The Mixer, ha desertado deBlogger (harto de que Blogger no evolucione) y se ha ido a Movable Type. El resultado es un blog impresionante, buenísimo, con categorías, sindicación en RSS, búsquedas… de todo. Francamente, vale la pena visitarlo. Y Blogger, como no espabile…”

La gracia es que el post es del 2003, época en la que ofrecer RSS y categorización de los artículos contribuía a que te calificaran como un “blog impresionante”. Curioso como evolucionan las cosas en Internet…

Más allá de la anécdota, se me ocurre que podría ser interesante para un medio online (blog, diario, revista,…) analizar los contenidos del pasado que sus lectores todavía siguen leyendo.

Analizar algo así como el long tail del pasado.

Lo primero que habría que hacer es obtener un ranking mensual de popularidad de nuestros contenidos segmentado por año de publicación.

Algo así:

Donde definimos la “popularidad” simplemente como el número de visitas que han recibido todos los artículos de cada año indicado. Los datos los he sacado para un sitio web de un colega, para el mes de Junio de este año.

Pero este gráfico carece de contexto, esencial para interpretar los datos. Si los contenidos del 2007 se han visitado algo más de 6000 veces, ¿es mucho o es poco?

Lo que hago a continuación es añadir el porcentaje de visitas que representa cada dato sobre el total de visitas al sitio web:

¿Mejor ahora, no? Ahora el jefe puede ver rápidamente qué porcentaje de tráfico se llevan los contenidos del pasado.

Resulta que casi el 40% del tráfico a mi sitio web consulta contenidos escritos antes del 2006. ¡Sorprendente!

A continuación me fijo el ranking de artículos de cada año más populares, y que además fueron página de entrada a mi sitio web.

Lo más probable es encontrar una distribución long tail, en la que unos pocos artículos aporten el 70% u 80% del tráfico.

Sobre estos artículos voy a plantear algunas acciones de optimización:

Posicionamiento en buscadores

Vamos a potenciar las palabras clave de entrada a estos contenidos, con el objetivo de incrementar el tráfico de buscadores.

Si incrementamos un 10% el tráfico a estos artículos mediante sencillas acciones para potenciar las palabras clave, estaremos aumentando casi un 5% el tráfico global a nuestro sitio web. No está mal, ¿no?

Contenido

Vamos a eenlazar el contenido con otro contenido relevante, y lo vamos a hacer visible, a fin de que el usuario encuentre contenidos relacionados de interés, y tenga la opción de seguir navegando por el sitio web.

Las etiquetas son de mucha ayuda en esto. Por ejemplo, Enrique Dans podría ofrecer en su artículo los enlaces a todos los artículos con la etiqueta “The Cocktail”.

Sin con esto bajamos el porcentaje de rebote en un 10%, significa que podremos estar generando entre un 2% y un 10% más de páginas vistas totales (depende del sitio web). De nuevo, una cantidad nada despreciable.

Actualizar

Podría interesarnos actualizar algún dato, o comentar la información ofrecida en el artículo. Ofrecer trackbacks y la opción de dejar comentarios es de mucha ayuda en esto, puesto que permitimos que otros usuarios actualicen ellos mismos el contenido. Por ejemplo, cuando publique este artículo, aparecerá como trackback en el blog de Enrique, y quizás a alguien le de por hacer clic en el mismo.

Con esto damos más opciones al usuario, que tiene la posibilidad de descubrir nuevos contenidos desde tu contenido. Y descubrir buenos contenidos es algo que los usuarios valoran mucho, y solemos ser fieles a quienes nos descubren buenos contenidos. Ganamos en fidelidad, en reconocimiento.

Yo no puedo, ¿hay otra manera?

Lo que acabo de exponer es una tarea que puede ser algo árdua de analizar, según tengas configurada tu herramienta de analítica web. Pero siempre puedes ir por el atajo del informe de páginas de entrada.

Coges las 50 principales páginas de entrada, y te quedas con todas aquellas que muestran contenidos anteriores al 2007, por ejemplo.  Y para cada una, planteas acciones de optimización como las que he comentado en este artículo, u otras que consideres oportunas.

Menos exacto, menos exhaustivo, pero seguramente de efectividad parecida.

De cualquier modo, la idea que os quería transmitir es que el ejercicio de analizar los contenidos de años anteriores nos puede ayudar.

¿Qué opináis vosotros? ¿Os parece algo útil o es rizar el rizo? ¿Lo habéis analizado alguna vez para vuestros sitios web?

Sobre Pere Rovira

Director General España de Grupo Elisa Interactive, empresa que gestiona las marcas WebAnalytics.es, e-interactive y Elisa DBI.

Reconocido profesional de la analítica web, y ponente habitual en ESADE, Google, SMX London, eMetrics,...

Coordinador del Postgrado en Marketing Online de la UAB y fundador de la comunidad internacional de referencia en marketing online Conversion Thursday.

Consulta todos los artículos de .

Puedes encontrar a Pere en:

LinkedIn Flickr

6 Comentarios en "Analizar y re-aprovechar contenidos antiguos"

Este artículo ha sido mencionado en ...

Deja tu comentario

Nombre
Email (no se publicará)
Web
Comentario